Descubre la novedad de la higiene dental
Cabezal de Caucho patentado
La gran novedad en relación a los demás cepillos de dientes naturales es el innovador cabezal de caucho, que hemos inventado y patentado, atóxico, hipoalergénico, ergonómico y certificado por la FDA.
El sistema de anclaje de las cerdas al cabezal, nuestra patente exclusiva, permite una mejor higiene del producto, garantizando su uso durante 90 días.
El placer de lavarte los dientes gracias al cabezal de caucho que hace más agradable el contacto bucal y no irrita las encías. Tu higiene oral resultará más cómoda y sostenible para el planeta.
Cerdas Vegetales
Las cerdas vegetales, con puntas redondeadas de dureza media.
Favorecen un agradable contacto con la boca, no dañan el esmalte dental y eliminan eficazmente la placa y el sarro.
El cepillo está disponible en 4 diferentes colores de cerdas.
Mango de Madera
El mango es de madera de haya proveniente de bosques cultivados responsablemente en Europa.
Madera certificada FSC, no barnizada y tratada con ceras vegetales para impedir la difusión de bacterias y hongos.
Es completamente atóxico y el diseño está estudiado para facilitar la empuñadura durante el cepillado.
Envase 100% Reciclable
Nuestra misión de respeto por la naturaleza también lo aplicamos al envase de cada cepillo.
El envase es de cartón 100% reciclado con una ventana que permite ver el color de las cerdas realizado en PLA (acetato de maíz).
Marca Personalizada
En compras de un mínimo de 200 cepillos de dientes ofrecemos la posibilidad de personalizarlos incluyendo a láser el logo de vuestra marca.
Un mundo más limpio
Para todas aquellas personas que están concienciadas en el uso de productos 100% naturales y sostenibles y que al mismo tiempo buscan un producto de calidad.
Cada año se utilizan y desechan mil millones de cepillos de dientes de plástico por un total de 300 mil millones de kg de plástico.
Stop plástico
La polución causada por el plástico puede afectar el aire, el suelo, los ríos, lagos y océanos. Sin olvidar el efecto que tiene en la vida de los animales y en la nuestra. Estudios recientes han confirmado que el plástico disperso en el medio ambiente es ingerido por los animales que forman parte de nuestra cadena alimentaria, por lo que se puede afirmar que los microplásticos ya están presentes en nuestra cadena alimentaria o lo estarán muy pronto.
Debemos limitar el uso y la fabricación de productos plásticos e incentivar la práctica del reciclaje. De este modo, no solo se reducirá la contaminación presente sino también se evitará la polución futura.